Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
  • icon contacto casa Selecciona tipo de contraste
  • icon-contacto-telefono Selecciona el alto de linea
  • icon contacto carta Selecciona el tamaño de letra

En MyFinestrat podrás guardar todos eventos y actividades de VisitiFinestrat a los que quieras asistir, tan sólo tienes que hacer clic en el corazón y se guardarán como en una agenda. Además, puedes compartirlos con tus amigos en redes sociales. Ahora puedes disfrutar de la belleza de Finestrat y no perderte ninguna actividad con MyFinestrat.

Haz tu búsqueda de contenido, por favor, escribe arriba qué quieres buscar.

Haz tu búsqueda de contenido, por favor, escribe arriba qué quieres buscar.

Haz tu búsqueda de contenido, por favor, escribe arriba qué quieres buscar.

Con esta herramienta podrás anticiparte al tiempo y venir preparado para disfrutar de Finestrat.

La temperatura actual es de

11º

Martes

11º

Miércoles

12º

Jueves

13º

Viernes

13º

Sábado

16º

Aquí encontrarás cómo llegar a Finestrat haciendo uso de los principales medios de transporte posible.

  • ¿Cómo llegar por carretera?

    Puedes llegar a Finestrat en coche por la carretera nacional N-332 o bien por la autovía AP-7, tomando la salida 64.

  • ¿Cómo llegar en Autobús?

    Si prefieres venir en transporte público como autobús, la compañía ALSA, tiene parada en Finestrat.

  • ¿Cómo llegar en Tren/TRAM?

    Puedes venir a Finestrat en tren con la línea de Alcant - Denia, que transcurre a lo largo de la costa norte de la Provincia. Además, dispones de 11 tranvías y 9 Tren-TRAM, que cubren el recorrido entre Alacant y Benidorm por la plataforma tramviaria del TRAMO Metropolitano.

  • ¿Cómo llegar en Avión?

    Puedes llegar a Finestrat en Avión, ya que dispones de el aeropuerto El Altet, a 57 Km. y el de Manises, a 140Km

  • Contacto, quejas y sugerencias
    Se ha enviado con éxito
    contact.form.warning 60
    Ha ocurrido un error
    Intentalo de nuevo más tarde

“La belleza del Puig Campana reside en su grandiosidad y en la paz que transmite”

“La belleza del Puig Campana reside en su grandiosidad y en la paz que transmite”

El idilio con el Puig Campana no le llegó a Manuel en su juventud. Fue a los 33 años cuando subió por primera vez, de forma casual con su amigo Paco “El Torrero”, y le impresionó tanto su belleza que desde entonces la visita todos los fines de semana. En estas tres décadas ha tenido el tiempo suficiente para ir descubriendo los secretos que alberga la montaña. Para ello ha necesitado mucha paciencia, una buena máquina fotográfica y la ilusión por encontrar algo nuevo, algo distinto. La ilusión ha sido tan grande que le ha llevado a repetir su peregrinaje de manera infinita. Al principio lo hacía de una forma más audaz, incluso, en ocasiones temeraria, y con el paso de los años, con una mayor templanza.

En su exposición, que se ha podido ver en el Museu de Finestrat durante todo el mes de enero, quedaba clara su pasión por las orquídeas. Para Manuel son, sin duda, las más bonitas, sobre todo la Ophrys speculum (Orquídea espejo), y también son las flores más pintorescas. En la provincia de Alicante se han contabilizado más de 30 y, en el Puig Campana crecen 11, aunque un par de ellas, la Neotinea maculata (Orquídea moteada) y la Orchis olbiensis (Satirón manchado), han desaparecido prácticamente. Tampoco ha vuelto a ver el Ruscus aculeatus (Galzeran) y la Fritillaria hispanica (Meleagria o tablero de damas) y teme que haya sido como consecuencia del cambio climático. La Leuzea conifera (Piña de San Juan) y la Digitalis obscura (dedalera) son para él las más coquetas, las que mejor se dejan retratar por la cámara.

Añora los tiempos en los que se vivía de forma más simbiótica con la naturaleza, que era cuando el Puig Campana proveía, además de alimentos, de cura tanto para los humanos como para los animales. Cuando lo cuenta, se observa en su semblanza una mezcla de nostalgia y pesar por la ausencia de personas que le facilitaron mucha información y que han sido sus maestros.

1. Ha subido al Puig Campana todos los fines de semana durante los últimos 30 años. ¿Qué le ha transmitido la montaña para haberla convertido en una parte tan importante de su vida?

Relajación, paz, desconexión. Yo he tenido un trabajo muy duro en el departamento de adopciones en el Hogar Provincial, con casos muy complicados, y la montaña me daba sosiego. Además, me gusta ir solo y sentir esa sensación única de estar en contacto con la naturaleza. No tiene precio sentir la brisa, la lluvia o el frío, sobre todo en los inviernos de antaño.

2. ¿Cómo hay que ir a la montaña? ¿Usted es de los que piensa que hay que ir sin molestar, sin que se note la presencia?

Sin lugar a dudas. La montaña es para admirarla y protegerla. Hay que estar en ella con gran respeto, no levantar la voz para no alterarla. Hay que ir a contemplarla, silenciosamente.

3. Tres décadas es tiempo suficiente para poder comparar. ¿Ha notado que el Puig Campana está sufriendo las consecuencias del cambio climático?
Sí, de hecho, plantas que fotografié hace 15 años ya no las he vuelto a ver. Llueve cada vez menos, el verano se prolonga mucho más tiempo y todo ello repercute en la vegetación. A una planta, la Saxifraga longifolia (Corona del Rey), ya le he puesto fecha de caducidad, un par de años, porque es una especie que requiere vivir en zonas húmedas y frías, como las que hay en la cara norte del Puig Campana. Me gustaría equivocarme en estos presagios.

4. ¿Cuándo pondría usted el punto de inflexión?

Hace dos décadas. A partir de ese momento empecé a notar los cambios.

5. Aunque no ha ejercido, estudió la carrera de Geografía, ¿qué es el paisaje para un geógrafo?

El paisaje hay que aprender a disfrutarlo, a sentirlo, a relacionarse con él. Los habitantes de Finestrat somos muy conscientes de la montaña que tenemos y cuando subimos al Puig Campana lo disfrutamos, lo apreciamos, nos engancha. Es una montaña espectacular para todos nosotros, es decir, ves el pueblo y de repente ves una mole impresionante, inmensa, una piedra enorme con un desnivel brutal, con forma de campana, que le da un toque poético. Es especial, muy especial, con independencia de la flora tan abundante que tiene. Es una parte del pueblo y no debemos olvidar que dentro del Puig Campana es donde se localiza el acuífero que tenemos, el que nos proporciona agua para beber, para asearnos, para regar nuestros campos. Ahora no tenemos esas necesidades, pero tenemos que remontarnos a la Guerra Civil Española y a la Posguerra, época en la que nuestros antepasados pasaron muchas penurias, y la montaña les proporcionó alimentos, herramientas, refugio y materia prima como el carbón para cocinar y calentarse. Por todo ello hay que protegerla, ya no por nosotros, sino por todo lo que hizo por nuestros padres y abuelos y por las futuras generaciones. En la montaña había almendros, algarrobos, olivos, higueras,.. En todos estos 30 años visitándola, un día le pregunté qué le podíamos ofrecer, y me respondió que la protegiéramos y la cuidáramos como unos padres cuidan y protegen a sus hijos.

6. Imagino que para usted el Puig Campana es una montaña bella, pero ¿qué es la belleza cuando se hace referencia a un macizo tan imponente como el que corona a Finestrat?

Para mí la belleza es su espectacularidad y todo lo que te puedes encontrar en ella. Me es difícil definir la belleza del Puig Campana. Creo que es el conjunto, la grandiosidad de la piedra con la paz que te transmite, ese sosiego tan difícil de encontrar en un mundo como el actual.

Texto: Nieves Sáiz

Aún no hay comentarios

message_comments_are_closed